Ángel Gris

Posted on 12/05/2006. Filed under: Literatura- Literature |


El escritor argentino Alejandro Dolina, describe a un ser sobrenatural con unas caractersticas muy particulares, bien humanas.
El color gris describe una serie de pensamientos, situaciones y sentimientos.
Tristezas actuales, tristezas viejas, ilusiones fallidas, el peso en el alma de un lastre plomizo y por lo tanto gris.

Tal vez este ser es tan comun, que lo encontramos en todas las calles , de todas las ciudades reflejando diferentes estados de animo, problemas y ansiedades de cada persona.
Sin mas comparto con quien quiera leer, algunos comentarios de Dolima acerca de su obra.

Saludos, Dap

LITERATURAS DEL ÁNGEL GRIS
por Alejandro Dolina

Las creencia en lo sobrenatural termina siempre siendo abolida por las gestas racionalistas. Sin embargo, como observa Rafael Llopis, los mitos regresan del brazo del arte romántico. Pero ya no como las puras creencias que eran antes, sino como estética.
Aun negados por la razón, los fantasmas se resisten a morir. Pero deben abandonar sus pretensiones de verdad y se ven obligadas a expresarse en un plano artístico donde reconocen de antemano su condición de fantástica. Así el sentimiento, negado como creencia por la razón, niega a su vez la razón. Pero ya siendo arte, convertido en el eco de algo que ya no es, el mito pierde fuerza y se va agotando.
Hasta aquí Llopis. Tal vez falta apenas un modesto condimento: el arte romántico establece un vínculo inexorable entre el creador y su obra. De este modo el artista cree redondamente en sus engendros o al menos, como pedía Coleridge suspende su incredulidad.
Los analistas de los mitos de Flores aplican estos criterios para explicar la leyenda del Ángel Gris. Es posible que los vecinos hayan creído alguna vez en la existencia cierta de este mistongo agente celestial. Los Refutadores de Leyendas se encargaron de desalojar la superstición. Y nosotros recibimos, sombra de un suspiro, los restos incompletos de una literatura de barrio que insistió en el Ángel a pesar de todo.

¿Dónde ubicar a los Hombres Sensibles en estos vaivenes del pensamiento y la pasión?
No es fácil decidirlo. Manuel Mandeb y sus amigos no eran ingenuos en absoluto. Sus ilusiones no terminaban en el desengaño, sino mas bien empezaban por allí.

Por lo que sabemos casi nunca hablaban del Ángel Gris. Tampoco ha llegado hasta nosotros la constancia de ninguna polémica acerca del asunto. En cierto modo, esto hace sospechar una certeza. Quien no hace cuestiones sobre la existencia de algo es porque esta seguro al respecto. Por supuesto ignoramos si tal certidumbre afirmaba o negaba al Ángel de Flores.
Curiosamente, muy cerca del silencio de los Hombres Sensibles, cundieron infinidad de textos, obra de artistas del vecindario, en los que se contaban toda clase de historias en las que aparecía el ángel.
De ella se ha extraído toda la información que poseemos ahora sobre esta figura desteñida, la más importante, pero también la más lejana en los altos de Flores.

Repasemos algunos rasgos del Ángel Gris en los que coinciden la mayoría de los autores consultados. El ángel era invisible.
Se sabe sin embargo, que llevaba una túnica gris y que sus alas estaban un poco sucias. Sus poderes eran escasos, como lo expresa una antigua copla: Que puede ofrecer un ángel que no sea fantasía o algún humilde milagro de cuarta categoría.
Se creía que había sido castigado por alguna trasgresión. Su pecado debió haber sido también humilde, pues no había nada de satánico en sus procedimientos.
Era servicial, pero todos procuraban evitar su ayuda. Por alguna razón, el Ángel creía que la melancolía y el desencuentro eras cosas deseables y entonces recompensaba a sus entenados con tristezas permanentes.

Se ha dicho que odiaba a los automovilistas y por eso interfería el funcionamiento de los semáforos.

Siempre le gustaron las canciones tristes. A veces dictaba composiciones al músico Ives Castagnino. Las rubias de la calle Caracas han oído serenatas angelicales que parecían surgir de la sombra o de la nada.
Participaba en todos los juegos del barrio. El ruso Salzman afirmaba que la probabilidad de hacer un siete en el pase ingles era dos veces mayor en Flores que en cualquier otro lugar. Carlos Menéndez, un renombrado ventajero de la calle Bolivia, juró que en diez años de actividad en todas las timbas de la barriada jamás le había tocado el siete de oros, carta que recibía con razonable frecuencia en Caseros o en Palermo.

Repartía sueños desde el anochecer hasta el alba, llevando una canasta de panadero.

No le estaba permitido salir de Flores. Los duendes, los fantasmas y los demonios de otros rumbos se burlaban de él.

http://www.bolinfodecarlos.com.ar/literaturas_del_angel_gris.htm

Make a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

%d bloggers like this: